Etiquetas

meditación (8) Krishnamurti (7) oración (6) Dios (4) Ken Wilber (4) Klein (4) advaita (4) el trabajo interior (4) Blay (3) Contacto con Dios (3) Jesucristo (3) Maestro tibetano (3) Nisargadatta (3) búsqueda espiritual (3) contemplación (3) de Mello (3) libros espirituales (3) materialismo espiritual (3) Agni yoga (2) Bailando con la vida (2) El conocimiento de uno mismo (2) Franz Jalics (2) Oración del nombre de Jesús (2) Phillipp Moffitt (2) VBA (2) Vía directa (2) alma (2) antakarana (2) busqueda espiritual (2) centro magnético (2) entrega (2) integración cuerpo-mente (2) madurez (2) mente inconsciente (2) presencia (2) testigo (2) Annie Marquier (1) Budismo y Cristianismo (1) Cargar tu cruz (1) Chogyam Trungpa (1) Decálogo (1) Ejercicios de contemplación (1) El buscador en las fauces del tigre (1) El maestro del corazón (1) Francis Lucille (1) Hara (1) Iniciación (1) Karlfried Durckheim (1) Kornfield (1) La Cova (1) La habitación del ego (1) MT (1) Mariana Caplan (1) Peter Yang (1) Primera Noble Verdad (1) Raphael (1) Rincón del silencio (1) SER (1) Samkara (1) Sufrimiento (1) Tai chi zen (1) Tony de Mello (1) Traleg Rinpoche (1) Xavier Melloni (1) Yo soy eso (1) aceptación (1) aceptación vs resignación (1) angel solar (1) biografía de K por Papul Jayakar (1) carácter (1) chakras (1) emociones conflictivas (1) escucha (1) espiritual dad integral (1) espiritualidad integral (1) evolución espiritual (1) hesicastas (1) humildad (1) la perspectiva correcta (1) la sombra (1) luz (1) mantra (1) mirada inocente (1) morador en el umbral (1) oración de bienvenida (1) práctica vital integral (1) punto fijo (1) respiración (1) sombra (1) ángel de la presencia (1)

sábado, 23 de mayo de 2009

La meditación y la sombra



Cito a Ken Wilber en Espiritualidad integral:

“Los abordajes meditativo y contemplativo no llegan al problema esencial original que en este caso tiene que ver con el establecimiento de fronteras. Es por esto que desembarazarnos como hace la meditación de las fronteras, no hace más que eliminar y negar el problema del único plano en que es real ( el mí, supongo yo). No en vano, la experiencia muestra reiterada y dolorosamente que la meditación secillamente no llega a la sombra e incluso , a veces la exacerba”.
Explico un poco el tema: Wilber se refiere a las fronteras entre el mi y el ello; es decir que si en una etapa temprana de mi desarrollo suprimí la ira haciendo que fuera cosa de otros, ya puedo examinarla atentamente en la meditación, que si no la veo otra vez como propia y la reasumo, es decir, la hago mía para ahora sí examinarla en su verdadero plano, no estoy avanzando.
Sigue Wilber explicando que ,efectivamente,la desidentificación y el desapego, son el origen de la solución, pero cuidado, también pueden ser origen del problema porque aquí hay que ser muy cuidadoso y el tempo es fundamental:
Tempo 1: Identificarse; reapropiarse de la ira
Tempo 2: Desapegarse de mi ira.
Ya que, si me desapego de esa ira sin aceptarla como Yo, como mía, lo que estoy haciendo es intensificar la alineación. Claro que, me temo, que identificarse con la ira , o el miedo, o la agresividad de uno es fácil de decir, pero no de hacer y fácilmente la depresión o la noche oscura del alma acechan.
En fi, dejo a vuestra consideración el trabajo que habeis hecho con vuestra sombra.
Sigue Wilber:
“Este es el motivo por el que meditadores muy avanzados y experimentados tienen mucho material oculto en la sombra y resulta curioso que todo el mundo puede verlo con facilidad menos ellos mismos”
Desde luego dice Wilber que la meditación nos hace avanzar varios estadios, pero con ellos avanza también la sombra, que al haberse relajado las fronteras el meditador en realidad LA CONOCE. Ahora bien , conocerla como algo que no es mio, que yo no soy así, que es el incociente colectivo, etc, NO SIRVE.
La regla que permite avanzar en este problema es COMPLEMENTAR, es decir, no deberiamos eliminar nada de nuestro camino espiritual salvo las PRETENSIONES DE EXCLUSIVIDAD ( ya que en este caso podrias estar en un estado meditativo avanzado pero en un estadio evolutivo habitual ( ambar o verde en ele mejor de los casos...) y por tanto estar estancado.