Etiquetas

meditación (8) Krishnamurti (7) oración (6) Dios (4) Ken Wilber (4) Klein (4) advaita (4) el trabajo interior (4) Blay (3) Contacto con Dios (3) Jesucristo (3) Maestro tibetano (3) Nisargadatta (3) búsqueda espiritual (3) contemplación (3) de Mello (3) libros espirituales (3) materialismo espiritual (3) Agni yoga (2) Bailando con la vida (2) El conocimiento de uno mismo (2) Franz Jalics (2) Oración del nombre de Jesús (2) Phillipp Moffitt (2) VBA (2) Vía directa (2) alma (2) antakarana (2) busqueda espiritual (2) centro magnético (2) entrega (2) integración cuerpo-mente (2) madurez (2) mente inconsciente (2) presencia (2) testigo (2) Annie Marquier (1) Budismo y Cristianismo (1) Cargar tu cruz (1) Chogyam Trungpa (1) Decálogo (1) Ejercicios de contemplación (1) El buscador en las fauces del tigre (1) El maestro del corazón (1) Francis Lucille (1) Hara (1) Iniciación (1) Karlfried Durckheim (1) Kornfield (1) La Cova (1) La habitación del ego (1) MT (1) Mariana Caplan (1) Peter Yang (1) Primera Noble Verdad (1) Raphael (1) Rincón del silencio (1) SER (1) Samkara (1) Sufrimiento (1) Tai chi zen (1) Tony de Mello (1) Traleg Rinpoche (1) Xavier Melloni (1) Yo soy eso (1) aceptación (1) aceptación vs resignación (1) angel solar (1) biografía de K por Papul Jayakar (1) carácter (1) chakras (1) emociones conflictivas (1) escucha (1) espiritual dad integral (1) espiritualidad integral (1) evolución espiritual (1) hesicastas (1) humildad (1) la perspectiva correcta (1) la sombra (1) luz (1) mantra (1) mirada inocente (1) morador en el umbral (1) oración de bienvenida (1) práctica vital integral (1) punto fijo (1) respiración (1) sombra (1) ángel de la presencia (1)

sábado, 28 de marzo de 2009

La mente inconsciente


"Lo que importa es un cambio radical en el nivel inconsciente. Ninguna acción consciente de la voluntad puede afectar el inconsciente. Como lo consciente no puede afectar las búsquedas, los deseos y los instintos inconscientes, la mente consciente tiene que serenarse, aquietarse, y no tratar de forzar al inconsciente para que se amolde a algún patrón particular de acción. El inconsciente tiene su propio patrón de acción, su propia estructura dentro de la cual funciona. Esta estructura no puede ser rota por ninguna acción externa, y la voluntad es un acto externo. Si esto se ve y se comprende de verdad, la mente externa se aquieta; y a causa de que no hay una resistencia establecida por la voluntad, uno descubrirá que el denominado inconsciente comienza a liberarse a sí mismo de sus propias limitaciones. Sólo entonces hay una transformación radical de todo el ser del hombre". Krishnamurti (Biografía de P Jayakar)

Estamos, en general, orgullosos de conocernos a nosotros mismos, porque hemos hecho preguntas, hemos autoindagado y esto nos lleva a vislumbrar nuestro mundo interior. No obstante, lo que vemos al explorar es la mente consciente que sólo es un minúsculo fragmento del contenido total de la mente. Para que la transformación ocurra, para que aquello que ya somos pueda emerger, debe exisitr un vacio total y este vacio (que crea el espacio necesario) tiene que afectar a todo el contenido de la mente. Me pregunto qué sabemos en realidad de nuestra mente inconsciente. He puesto este fragmento de Krishnamurti porque da alguna pista de cómo emprender una tarea tan difícil. Me gustaría saber cómo encarais otros este problema.

3 comentarios:

sankaradas dijo...

"[...] medita en esta Verdad Suprema, la verdadera naturaleza de tu Ser, que es la más pura esencia de la Dicha y deshazte de la ilusión creada por tu propia mente; sé libre y obtén la iluminación que te permita alcanzar la consumación de esta vida humana".
Vivekachudamani, 472
Sri Sankara

Xavi B dijo...

Gracias por esta cita tan bella y elocuente. El problema es que habitualmente vivimos en la periferia de nuestro ser, allí donde estan las cosas habituales de la vida y en esa ilusión nos perdemos. Deseo que tu cita nos ayude a centrarnos.

Soledad dijo...

El trabajo con la Sombra creo que puede ayudar. Y, cuando la Sombra vaya asomando, recibirla con los brazos abiertos.
Se cuenta de Milarepa que invitaba y recibía como a amigos a sus demonios interioresen su cueva de ermitaño.
Rahbia, por su parte, decía que, desde su realización, incluso en Satán veía el mismo Rostro.
Un abrazo.